Academia Diplomática
Usted está en:  Portada
Palacio Septiembre
Comparte :

 

La historia del Palacio Septiembre, lugar que cobija a la Academia Diplomática de Chile, se remonta a fines del siglo XIX, cuando Don Arturo Edwards solicitó al arquitecto Juan Eduardo Ferhman la construcción de su residencia personal. La construcción se inició en 1888 y a la muerte de don Arturo, un año después, heredó la propiedad su viuda, doña Juana Ross. La señora Ross de Edwards cedió la residencia, en 1891, a su hijo Agustín Edwards Ross, quien la ocupó definitivamente con su familia.


En 1913 falleció don Agustín y su viuda vendió la mansión, que fue ocupada por el Partido Liberal, y le dio el nombre de Club de Septiembre. Posteriormente, el edificio fue ocupado por una empresa importadora, que subarrendó los salones para su utilización como talleres de diversos oficios, bares y restaurantes. A comienzos de los años 70, el edificio estaba muy deteriorado y fue adquirido por el Ministerio de Relaciones Exteriores para servir de sede a la Academia Diplomática, previo un proceso de restauración que incluyó la adquisición de muebles de época y obras de arte.


El edificio consta de dos plantas, mansarda y zócalo. El estilo renacentista, con algunos toques neoclásicos, se puede apreciar en la fachada y en los recintos interiores. La estructura es de albañilería de ladrillo con muros de 0.70 y 0.80 m. de espesor.


En su interior pueden admirarse salones de gran belleza arquitectónica, decorados con mobiliario y objetos de su época.



Hall Central y Salón Ernesto Barros Jarpa



En el hall central del Palacio es posible ver una cubierta de vidrio sobre estructura metálica, que originalmente era un vitral. Desde el techo del salón pende una lámpara de bronce con opalinas, que se ubica sobre una escultura en bronce.


A este hall de entrada dan los salones más importantes del edificio y la escalera principal, rodeada de columnas revestidas con mármol de Carrara, que enmarcan la entrada a diversos salones.

Salón Ernesto Barros Jarpa



Contiene un fresco de Aristodemo Lattanzi. Fue usado como sala de música y en él hay ahora un piano. Es utilizado para recepciones oficiales.


Salón Andrés Bello


Este salón también cuenta con frescos de Aristodemo Lattanzi y actualmente se utiliza como comedor. El salón contiguo conserva un gran espejo mural de la época.



Comedor principal y jardín de invierno



Este gran comedor no ha sido modificado en su presentación actual, ya que fue utilizado como tal por la familia Edwards. De su decoración cabe destacar el piso de madera dibujado, los muros pintados y dos grandes columnas de mármol azul.


Este recinto se abre a un segundo espacio, que es un jardín de invierno. Posee un gran vitral y piso de baldosas. Hay, además, una fuente que permite mantener la humedad de las plantas y originalmente tenía una chimenea, que actualmente está en el salón Barros Jarpa.