Consejo de Seguridad ONU
18 de junio de 2015 
Discurso Debate CAAC
Comparte :

Señor Presidente:

Agradecemos a Malasia y al Ministro Anifah Aman por convocar a este debate abierto y la excelente conducción de su país del Grupo de Trabajo oficioso sobre los Niños y los Conflictos Armados.

Valoramos el liderazgo del Secretario General en este ámbito como asimismo el trabajo que realiza su Representante Especial para la cuestión de los niños y los conflictos armados, Leila Zerrougui, UNICEF y demás actores del Sistema, organismos regionales y la sociedad civil.
Recogemos el valioso testimonio de Eunice Apio que nos llama a actuar decididamente en favor de niñas y niños que son secuestrados en situaciones de conflicto desde sus hogares, sus escuelas y los campamentos de refugiados, en su gran mayoría por grupos armados no estatales en el marco de sus campañas sistemáticas de intimidación y represalias contra la población civil.
La resolución que adoptamos hoy y el informe del Secretario General contemplan muchas de las preocupaciones de nuestro país por lo cual nos abocaremos a algunos aspectos que, en el marco de la nota conceptual, merecen especial atención.

Señor Presidente:
No obstante los avances impulsados mediante la Campaña del Secretario General "Niños No Soldados', focalizada a los Estados, instamos a reforzar las iniciativas tendientes a materializar los compromisos de los actores no estatales y la rendición de cuentas. Al respecto, las recomendaciones del reciente informe del Secretario General (S/2015/409) ofrecen importantes orientaciones a los Estados y a la comunidad internacional en su conjunto.

Asimismo, los Estados deben responder a las amenazas a la paz y la seguridad de conformidad al derecho internacional, garantizando medidas de mitigación para proteger a los niños afectados, quienes deben ser tratados primariamente como víctimas y su rehabilitación y reintegración multidisciplinarias deben estar en el centro de los esfuerzos en este ámbito.

La privación de libertad de los niños por motivo de su vinculación a grupos armados en conflicto debe ser monitoreada por el Secretario General a través de sus informes. Las acciones judiciales en contra de niños desmovilizados deben corresponder a la competencia de tribunales especiales, bajo parámetros internacionales de justicia juvenil. La privación de libertad debe ser una medida de último recurso y efectuarse en centros especiales para menores y nunca junto a población penal adulta.

Señor Presidente:
Condenamos enérgicamente el secuestro de niños, bien temporal o permanentemente, por todas las partes en conflicto, pues no solo es ilegal con arreglo al derecho internacional sino que constituye una grave violación de los Convenios de Ginebra y puede constituir un crimen de lesa humanidad.

El secuestro de niños en conflictos es de larga data y constituye una de las seis violaciones graves contra los niños en conflictos armados, establecidas por este Consejo. Sin embargo, desde 2014 la visibilidad de este crimen ha aumentado a raíz de casos recientes que nos instan a buscar soluciones a este flagelo que da pie a otras violaciones como el trabajo forzado, la esclavitud sexual, el reclutamiento y la trata transfronteriza de niños.

Por ello, apoyamos que las partes en conflicto que secuestran niños se incluyan en los anexos del informe del Secretario General contribuyendo a que quienes llevan a cabo secuestros de niños liberen a los secuestrados y sean llevados a la justicia.

Del mismo modo, los comités de sanciones del Consejo de Seguridad deben incluir las violaciones graves a los derechos del niño como un criterio elegible para el establecimiento de sanciones. Solo el trabajo mancomunado, coordinado y complementario del Sistema puede garantizar la protección de derechos fundamentales y la adecuada protección a la población más vulnerable.

Asimismo, insistimos en la importancia de contar con asesores de protección de infancia en las misiones políticas y de mantenimiento de la paz y de que el personal de las mismas cuente con formación respecto a los derechos del niño, las seis violaciones graves establecidas por este Consejo y las medidas para prevenirlas.

Igualmente, los acuerdos de cese del fuego, los procesos de paz y las agendas post-conflicto deben abordar la situación de los niños secuestrados y su rehabilitación y reintegración.

Señor Presidente:
El impacto de los conflictos armados sobre la educación nos plantea retos de emergencia humanitaria grandes desafíos sociales y de desarrollo. Este Consejo constata diariamente cómo en todo el mundo se bombardean e incendian escuelas y los niños y sus profesores siguen siendo víctimas de asesinatos, mutilaciones, secuestros o detenciones arbitrarias. Las escuelas permanentemente son usadas por las partes en los conflictos armados como bases, cuarteles o centros de detención.

Por ello, instamos a las partes en conflictos armados a implementar la resolución 2143 de este Consejo y que se abstengan de toda medida que obstaculice el acceso de los niños a la educación. Alentamos a los Estados Miembros a considerar la adopción de medidas concretas para disuadir el uso de las escuelas por fuerzas armadas y grupos armados no estatales, infringiendo las normas internacionales vigentes.

Consideramos que la implementación de las Directrices para Prevenir el Uso Militar de Escuelas y Universidades durante Conflictos Armados o Directrices de Lucens, apoyadas por Chile, a través de la declaración "Safe Schools" de mayo pasado, contribuirán a un cambio de conducta y buenas prácticas que signifiquen una mayor protección para las escuelas y universidades en épocas de conflictos armados, intentando disminuir el uso de este tipo de establecimientos durante los operativos militares protegiendo a la infancia bajo toda circunstancia

Finalmente, Chile reitera su firme compromiso de contribuir activamente a la prevención y eliminación de toda forma de violencia que afecte a las niñas y los niños del mundo y de continuar contribuyendo a erradicar las seis violaciones graves cometidas contra los niños en conflictos armados.
Muchas gracias.