Chile en el Consejo de Seguridad de la ONU
Comparte :

 

Imagen foto_00000002El pasado 17 de octubre de 2013, obteniendo 186 votos de un total de 191, Chile fue electo miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. De este modo, el país ocupará un puesto no permanente, a partir del 1 de enero de 2014 y hasta el 31 de diciembre de 2015. Anteriormente, el país había integrado el órgano en cuatro oportunidades, a saber: 1952-1953, 1961-1962, 1996-1997 y 2003-2004.

 

Con esta nueva membresía, Chile pretende seguir contribuyendo a reforzar el sistema multilateral como la instancia fundamental para la estabilidad del sistema internacional, así como contribuir a la prevención y resolución de los diferentes escenarios conflictivos que amenazan la paz y seguridad internacionales.

 

En las ocasiones que Chile ha ocupado un asiento en el Consejo de Seguridad, ha mantenido una posición de principios y autónoma en su compromiso con los grandes temas de la agenda de la paz y seguridad internacionales. Ello nos ha permitido colaborar con la comunidad internacional, sobre la base de los valores y principios de la convivencia entre las naciones.

 

 

Compromisos de Chile en el Consejo de Seguridad para el período 2014-2015, como miembro no permanente:
  • Reforzar el multilateralismo en función de los valores y principios democráticos, y la defensa y promoción de los derechos humanos y las libertades fundamentales.
  • Apoyar  las iniciativas frente a las diversas amenazas y desafíos a la paz y seguridad internacionales, con un firme compromiso con el multilateralismo.
  • Contribuir  al diálogo entre el Consejo de Seguridad y los actores del sistema de Naciones Unidas, en torno a los grandes temas de la agenda de la paz y seguridad internacionales.
  • Promover la participación a través de un diálogo activo entre todos los actores regionales relevantes y los miembros del Consejo de Seguridad, para contribuir a las soluciones globales en conflictos regionales de acuerdo a la Carta de Naciones Unidas.
  • Mantener un dialogo abierto y permanente  con todos los grupos regionales,  a modo de tener en cuenta sus visiones, sensibilidades y preocupaciones, respecto de materias de su interés acotadas por el Consejo de Seguridad
  • Cooperar en la prevención y resolución de los conflictos, al amparo del derecho internacional y la Carta de Naciones Unidas, con una perspectiva centrada en la persona humana, su protección, oportunidades y desarrollo. Lo anterior, velando por el cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad.